El Petro y el sistema financiero público nacional

Desde el anuncio de la creación del Petro por parte de Nicolás Maduro el 03 de Diciembre de 2017, pasando por la creación de la Superintendencia de los Criptoactivos y Actividades conexas el 08 de Diciembre de 2017 y llegando al lanzamiento del Petro el 20 de Febrero de 2018, surgen una gran cantidad de preguntas que van desde su legalidad, pertinencia, uso y ubicación dentro de la estructura del sistema financiero público nacional. Y es que el Petro se nos muestra como un medio de pago desmaterializado con base en la tecnología blockchain bajo la plataforma NEM, pero también como una Initial Coin Offering (ICO), Oferta Inicial de Moneda que pretende recoger un estimado de $6.000 MM en divisas y criptomonedas, pero también pareciera un bono porque quien acceda a él estará adquiriendo un Token o ficha que le dará el derecho sobre el equivalente al valor de un barril de petróleo en reserva a futuro.

Lo cierto es que también se nos ha dicho que servirá para pagar impuestos, tasas y contribuciones, incluso para realizar pagos en el sector comercio y los servicios de la mano de una billetera digital, que los interesados deberán descargar en sus teléfonos inteligentes y usar a través de la presentación de un código QR (Quick Response) o respuesta rápida que encripta la dirección alfanumérica o clave pública de la billetera y sirve como enlace para el pago de los bienes y servicios. Ahora bien, ¿y dónde queda el bolívar? Recordemos que es nuestra moneda de circulación nacional y de obligatoria aceptación, emitida exclusivamente por el Banco Central de Venezuela en concordancia con el artículo 318 constitucional y el artículo 94 de su propia ley.

Entonces salta a la vista la intención por parte del gobierno nacional de usar como otro medio de pago de obligatoria aceptación al Petro, del cual es importante destacar que no es moneda porque no es emitido por el Banco Central de Venezuela, pero tampoco es legal como medio de pago, reserva de valor y unidad de cuenta, debido a que ni la Constitución ni la Ley del ente emisor lo contemplan como tal, sin embargo se está creando toda una estructura en paralelo al sistema financiero público nacional para darle vida dentro de la economía del país, al crearle una superintendencia, un superintendente, un intendente y un tesorero, que dependen del ministerio de educación universitaria, ciencia y tecnología, y no del ministerio de economía y finanzas o quizás de una dirección del Banco Central de Venezuela.

En estas condiciones se pretende que el Petro sea aceptado y usado como pago de deudas, prestaciones sociales, beneficios laborales, así como también en cajas de ahorro de entes públicos. Huelga entonces la pregunta ¿se está creando un sistema dual de medios de pago en el país?, todo apunta a que sí, porque aunque no se tiene legalidad alguna sobre su uso o registro contable y financiero, se está desarrollando un sistema en paralelo que valide su uso. Lo que nos lleva a otra pregunta ¿entonces para qué reconvertir nuevamente la moneda si se tiene el Petro?, y es que hasta se ha dicho que se pretende erradicar paulatinamente al bolívar como moneda nacional, e instaurar otra que bien pudiera ser el Petro. Lo cierto es que la hiperinflación está haciendo estragos no solo en el valor del dinero del venezolano común, sino también del gobierno nacional y por eso esta nueva reconversión monetaria luego de 10 años de la fallida reconversión del 2008, viene a intentar mantener los valores nominales de la excedentaria liquidez en cantidades manejables.

Finalmente, la ausencia de líneas claras en la estrategia económica nacional que quedan en evidencia ante la improvisación y experimentación económica por parte del gobierno, en una de las más difíciles etapas de la historia económica y social del país, reclama la urgencia de un plan de ajuste económico que extraiga el excedente de liquidez, recorte el gasto social, sincere el valor de la divisa, incentive, potencie y recupere el aparato productivo, levante progresivamente los controles, y redefina su política de endeudamiento interno y externo, para comenzar a transitar el camino de la recuperación económica, sin medidas accesorias o distractoras del cambio necesario.

Econ. Aarón I. Olmos R. Esp. MSc.
Director del Centro de Cultura Digital
Profesor invitado IESA
Profesor UCAB

Sociedad Venezolana de Fintech y Nuevas Tecnologías, Fintech Venezuela. Construimos una sociedad de cultura tecnológica avanzada.

Sociedad Venezolana de Fintech y Nuevas Tecnologías, Fintech Venezuela. Construimos una sociedad de cultura tecnológica avanzada.